X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

resolución de la ejecutiva ante la crisis de gobernabilidad en alicante

Compromís se lanza a buscar los 15 votos para suplir a Echávarri en el inicio de 2018 y sin el PP

14/11/2017 - 

ALICANTE. Del gobierno a la oposición con la intención de regresar al frente de la gestión municipal en el menor plazo posible. Compromís se lanza ya abiertamente a la búsqueda de los 15 votos que resultan necesarios para promover el relevo del socialista Gabriel Echávarri en la Alcaldía de Alicante. Así lo ha resuelto su ejecutiva local, reunida en sesión ordinaria este martes, para analizar la actual situación política del Ayuntamiento de Alicante, tras la ruptura del tripartito, el pasado miércoles.

De acuerdo con esa resolución, "Compromís trabaja en la búsqueda de soluciones a la crisis municipal y lidera el proceso de búsqueda de los 15 votos necesarios para que el pleno municipal apruebe la elección de un nuevo alcalde/alcaldesa al frente del gobierno del cambio sobre las claves de un pacto progresista y de cambio basado en el que la ciudadanía votó en 2015".

En esta línea, Compromís anuncia que abordará una "ronda de contactos con los grupos municipales y regidores/se no adscritos, para la búsqueda de una nueva investidura de un alcalde/sa progresista y la refundación de un Pacto del Cambio", en la línea del acuerdo suscrito con el PSPV hace menos de dos semanas, antes de que avanzasen las investigaciones que afectan al primer edil, en relación al supuesto fraccionamiento de contratos del llamado caso Comercio y la derivada del despido supuestamente irregular de una trabajadora interina, familiar del portavoz municipal del PP, Luis Barcala.

Como publicó Alicante Plaza, ese proceso de búsqueda de la mayoría absoluta de concejales se inició, de hecho, hace cerca de tres semanas, a través de varios contactos informales tanto por parte de Compromís como de sus exsocios de Guanyar. Esos sondeos previos no habrían derivado todavía en ningún acuerdo concreto, ya que los concejales de la oposición -fundamentalmente los cinco ediles de Ciudadanos- trasladaron a ambos partidos que antes de comenzar a conversar debía producirse la renuncia de Echávarri. 

Sea como fuere, en su resolución de este martes, Compromís marca una directriz clara: "en este proceso" de búsqueda de 15 votos "no puede participar el PP, dado que entendemos que no puede ser la solución un partido que, por su trayectoria al frente de este consistorio, ha demostrado ser el problema en esta ciudad, que la ciudadanía apartó del gobierno el mes de mayo de 2015". "En este sentido, al igual que se expresa desde todos los ámbitos de la ciudad, incluso desde el mismo PP, excluimos al Sr. Barcala como alternativa a nada en esta crisis institucional", apunta la resolución. 

De ahí que el foco se ponga en el partido de Albert Rivera, al que los nacionalistas emplazan a ocupar "un papel relevante para colaborar a devolver la normalidad, estabilidad y gobernabilidad institucional en el Ayuntamiento que sea fiel al mandamiento de la ciudadanía en las urnas en el mes de mayo de 2015".

Los nacionalistas dan un plazo límite a sus exsocios del PSOE para forzar la renuncia del alcalde y permitir la refundación de un gobierno de progreso

El acuerdo de la dirección local de Compromís también incluye un mensaje al PSOE al instarles a asumir "la responsabilidad que le corresponde y afronte el relevo del señor Gabriel Echávarri en la Alcaldía de esta ciudad como elemento absolutamente imprescindible para la recomposición de un gobierno progresista y de cambio en Alicante". 

En realidad, la llamada no es novedosa: es la condición que los nacionalistas vienen reclamando desde el estallido de la crisis de gobernabilidad, cuando trascendió la primera imputación de Echávarri por el caso Comercio. Sin embargo, la resolución va más allá al advertir de que la intervención del PSOE debe producirse en un plazo temporal concreto: en el arranque del próximo año. "Advertimos que este proceso de búsqueda de soluciones, y refundación del Pacto de Gobierno, no tendrá sentido si más allá de inicios de 2018 no se ha producido la dimisión del Sr. Echávarri", apostilla la resolución.

La resolución de la ejecutiva constituye una primera evidencia del nuevo papel que Compromís pretende ocupar tras su salida del equipo de Gobierno: el de ejercer oposición frente a Echávarri, que no frente al PSOE. De hecho, su portavoz municipal, Natxo Bellido, ya había lanzado un primer mensaje al primer edil en una comparecencia pública protagonizada al mediodía de este martes en la que le emplazaba a no convocar el pleno forzado por el grupo municipal del Partido Popular (PP) para debatir sobre la crisis municipal en la misma jornada en la que se celebrará el pleno ordinario de noviembre, el próximo jueves día 30. "Son decisiones que no se entienden; sólo pedimos sentido común y decisiones que resulten comprensibles para el conjunto de la ciudadanía", ha dicho. En esta línea, también ha reivindicado que se convoque el pleno sobre el debate del estado de la ciudad "que hasta ahora se ha aplazado sin fecha concreta". "Y le pedimos que lo convoque bien, no a las tres de la mañana ni un domingo", ha añadido.

Noticias relacionadas

next