X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

El petróleo vuelve a escena

El analista de XTB advierte de la llegada de la volatilidad al precio del llamado 'oro negro' tras moverse las dos referencias (Brent y West Texas) en apenas cinco dólares desde mediados del pasado mes de diciembre

20/03/2017 - 

MADRID. Después de un periodo de tiempo prolongado donde hemos visto un petróleo anclado durante semanas en una zona lateral, las dos últimas hemos vuelto a la tónica habitual a la que nos tiene acostumbrado. Regresamos a ver volatilidad latente dentro del llamado 'oro negro', las escalas porcentuales se han vuelto a  incrementar en ambas direcciones y los cambios erráticos  han retornado para adueñarse del mercado.

Desde mediados de diciembre vemos que los dos principales referencias del petróleos cotizados (West Texas y Brent) se habían movido apenas cinco dólares. Por el contrario, hace dos semanas la caída del petróleo fue de casi seis dólares en tan sólo un septenario. La caída principalmente vino promovida por el desajuste producido en el incremento de los inventarios semanales de crudo y de nuevo por el órdago lanzado por Arabia Saudí y Rusia, enfrentándose a los demás competidores, planteando la batalla por su parte sin tener en cuenta al resto de los partícipes.

Ya durante la semana pasada pudimos ver como el precio, de nuevo, subía casi la mitad de la caída que tuvo hace dos semanas tras salir del lateral, rompiendo la zona de soporte. La producción media se comienza a incrementar de nuevo, con la presencia de nuevos precios, atractivos para que resurjan nuevos competidores que parecían enterrados en el pasado. 

Principalmente centrándose en las empresas de fracking, cuyo centro de operaciones es el suelo estadounidense, debemos tener en cuenta que no solamente el precio sería el motivo sino también las políticas que de la mano de Trump sean enfocadas a favorecer el autoconsumo de la demanda de petróleo estadounidense. Aunque aún es pronto para adentrarnos en una suposición que no está ejecutada por el gobierno estadounidense, que podría tomar un protagonismo importante, convirtiéndose con sus actuaciones  en un factor a tener en cuenta a la hora de determinar el precio del crudo en el futuro.

Por el momento, la percepción que se atisba sobre el crudo es una volatilidad creciente, aunque sería factible una nueva caída ante nuevos incrementos de producción. La realidad del mercado es que el precio del futuro está por encima del mercado de contado y este motivo se produce por un incremento en los costes de almacenamiento del activo, lo que determinaría un previsible incremento del precio del petróleo, ya que las expectativas serian soltar la materia prima a un mayor precio. Pero la realidad del precio es otra y estos datos no serían óptimos para apoyar una decisión de inversión.

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next