X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

"el Hércules no puede ser propietario de una ciudad deportiva pero si clave en el proyecto"

Entrevista a Quique Hernández: "Yo soy presidente con todas la facultades y las ejerceré"

Dos semanas después de hacerse oficial que se convertía en presidente del Hércules, en Alicante Plaza tenemos la oportunidad de repasar con Quique Hernández (Anna, Valencia, 1958) los principales retos a los que se enfrenta el club blanquiazul

27/02/2018 - 

ALICANTE. Hace 15 días que Juan Carlos Ramírez y Quique Hernández anunciaban la sustitución del primero por el segundo en la presidencia del Hércules.

El que fuera en tres etapas anteriores máximo responsable del banquillo blanquiazul se convertía en cuadragésimo presidente de la historia de una entidad que camina hacia el centenario y el séptimo de la era Ortiz. 

¿Ha encontrado el club muy cambiado? 

- No. Las personas siguen siendo las mismas, no he notado ningún cambio sustancial.

- ¿Se había imaginado alguna vez presidiendo un club? 

- No se me había pasado por la cabeza, aunque esta situación se podía haber producido hace uno o dos años

- ¿Quién le propone acceder a la presidencia? ¿Y cuándo?

- Con exactitud no te lo puedo decir, pero hablando con Javi y la familia..., pues alguna vez ya había salido el tema y ellos pensaban que yo podía ser una persona útil para el proyecto.

- ¿Su relación con Enrique Ortiz es buena? 

- Sí, muy buena.

- ¿Y con Juan Carlos Ramírez?

- No he tenido tanto trato, pero es cordial, es buena.

- Le costó ceder el sitio un poco...

- Yo soy presidente del Hércules, entre otras cosas, porque Juan Carlos ha querido. Hace cuatro o cinco meses se da cuenta de que no le va a poder dedicar al club el tiempo que como presidente se requiere y es una decisión de él y Enrique: ellos me lo propusieron, me dijeron que querían volver al fútbol profesional y yo lo estudié y llegamos a un acuerdo. 

- ¿Cuándo está previsto que se celebre el consejo en el que se ha de articular el cambio en la presidencia?

- Ya hemos firmado los papeles, tenemos también que acudir a la notaría (...), el que más interés tiene en que se haga esto rápido es Juan Carlos.

- ¿Va a tener autonomía para hacer y deshacer?

- Yo soy presidente con todas la facultades que conlleva y las voy a ejercer. Otra cosa es que decisiones que yo considere importantes las consulte antes, pero intentando convencerles de lo que yo entiendo que corresponde hacer.

Sé que conlleva esas responsabilidades, pero estoy muy tranquilo porque la intención es hacer las cosas bien, no somos un consejo de delincuentes.

- Yo no estoy diciendo que vaya a haber mala fe en ningún momento..., entiéndame. Me refiero a que hay muchos interrogantes sobre cuestiones capitales de las que depende la superviviencia del club, como el asunto de Bruselas o la deuda con Hacienda... ¿Ha hablado de esos temas con Ortiz?

- Es cierto que hay unas serie de problemas importantes, sabemos que lo de Bruselas existe y que con Hacienda tenemos que ponernos las pilas y resolver el tema del pago de la deuda.

- ¿Cuándo se va a retomar la negociación con el fisco para regularizar la situación y parar los embargos que llegan desde entonces?  

- Los embargos van llegando y Hacienda va cobrando, pero es algo que hay que resolver. En las dos semanas que llevo no hemos entrado en profundidad, pero tenemos que negociar un acuerdo.

- Como ve, diez preguntas ya y ninguna sobre aspectos deportivos... Este martes decía Javier Portillo que estamos a tiempo de disputar el 'play-off'. Entiendo que usted es de la misma opinión, pero de los once partidos que restan, cuántos cree que debe ganar el Hércules para al menos ser cuarto.

- Yo no quiero pisar el terreno de nadie, no vengo a trabajar en el área deportiva. pero vivo aquí, no en Marte, y he seguido la trayectoria del equipo. Y la temporada, hasta este momento, es mala, muy por debajo de lo esperado por todos, empezando por los propios jugadores, pero lo que he visto estas dos semanas me invita al optimismo. Si el empate del domingo hubiese sido después de que nos dieran un repaso, diría que es imposible, pero el equipo transmite cosas buenas. Lo tenemos muy difícil, pero no imposible.  De hecho, no considero un milagro que nos clasifiquemos para el 'play-off'.

- Se establecen muchos paralelismos con el equipo que entrenaba usted en la 1992/93...

- Yo creo que no los hay. Con los números en la mano, en teoría, podía ser tan complicado como hoy llegar a la promoción, pero en la práctica, no: está más difícil ahora. 

Si llegamos al 'play-off' será porque lo hemos hecho bien, los jugadores han rendido como toca y se lo creen y si eso ocurre se subirá... Pero vamos a intentar meternos primero. 

- Qué le diría al sufrido aficionado herculano que nos lee y hace tiempo que el triste deambular del Hércules por el fútbol español colmó su paciencia

- Nosotros queremos volver al fútbol profesional. Tardaremos un año, dos o cuatro, pero volveremos seguro, porque el fútbol también son ciclos y de este, con momentos buenos, malos, peores, vamos a cumplir cuatro años. Yo les prometo que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que lo anterior se produzca cuanto antes, pero también quiero agradecerles su apoyo y garantizarles que es algo que no se nos va a olvidar.

- ¿Quiere decir eso que, por ejemplo, se recuperará el descuento por antigüedad en la próxima campaña de abonos?

- Es lo mínimo que podríamos hacer.

- ¿Repetirá el club iniciativas como la del domingo, de regalar invitaciones a los abonados? 

- Sí. Siempre que tengamos cemento, la intención es seguir haciéndolo, pero también que quede claro que no vamos a dar invitaciones de manera indiscriminada.

- El abono de esta temporada contempla un segundo día del club que, de haberlo, todo apunta a que sería con motivo de la visita del Mallorca...

- Tenemos una gran deuda con los fieles y si podemos hacer algo con ellos, también ese día lo haremos. Lo estudiaremos en las casi cuatro semanas que faltan.

- ¿Y el invitar a clubes de fútbol base?

- Nosotros queremos abrirnos a la sociedad tanto de la capital como de la provincia, aunque en Segunda B sabemos que es muy complicado. Vamos a atender todas las solicitudes de colegios, clubes para asistir a los partidos y si es sobre otro tema, que nos lo planteen, que si está en nuestra mano les ayudaremos.

- En su presentación habló de convertir al Hércules en un club de cantera, pero ¿cómo se llega a eso? 

- Para ser un club de cantera, lo primero que necesitamos es instalaciones; necesitamos construir una ciudad deportiva y ese es uno de mis principales objetivos.

- ¿A qué plazo se lo planteas?

- Que se haga, yo espero verlo de presidente, pero te digo que cuesta mucho dinero si hablamos de un proyecto serio e importante y eso es algo que el Hércules no se puede permitir.

- A eso voy: se ha hablado siempre de Enrique Ortiz y su interés en un proyecto de ese tipo...

- Estamos hablando de una ciudad deportiva, no de pegar un pelotazo urbanístico, pero sí es cierto que  se necesitan unos cuantos millones que se pueden obtener gracias a inversores de aquí, herculanos o no, o de fuera, por ejemplo, con un equipo de fútbol en el extranjero y, en cualquier caso, que les interese establecerse en la ciudad que tiene todas las condiciones por población, situación, clima para poner en marcha un proyecto de este tipo. En principio, el Hércules no sería propietario, pero sí tendría un papel clave, tiene que ser el interlocutor.

Noticias relacionadas

next