X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CLASES A LA AMERICANA

Alumnos de la EPSA diseñan con cuatro empresas 'apps' para combatir la violencia de género

Tres meses, una aplicación, cuatro grupos y una nota. La asignatura del profesor Fernando Llopis se aprueba a la americana. Un proyecto es lo convencional, lo inusual es que los tutores sean cuatro profesionales de empresas como Gemalto, SolidQ, Clavei y Everis que apuestan por aplicaciones reales. La Subdelegación del Gobierno se interesa por su posible uso. Esto es transferencia de conocimiento en tiempo real

29/05/2017 - 

SANT VICENT DEL RASPEIG. El objetivo de la transferencia de conocimiento es que se resuelvan casos reales y en la Escuela Politécnica de Alicante se lo han tomado al pie de la letra. Romper con la distancia entre empresa y universidades no es fácil. Uno de los escasos casos prácticos se da en Informática. La propuesta del profesor Fernando Llopis consiste en retar a sus alumnos a que en tres meses desarrollen una aplicación que luego se pueda comercializar. El tema: Violencia de género.

El valor ‘extra’ reside en el toque americano de la práctica, pues los tutores son cuatro expertos que no sólo serán tutores, sino también cazatalentos. El premio: Aprobar en un ambiente muy competitivo y dejar una semilla en una posible empresa. En esta ocasión, Llopis ha conseguido la colaboración de tres multinacionales, una de ellas alicantina y una tecnológica de la provincia.

El resultado es que la EPSA cuenta con cuatro apps que ofrecer a las administraciones y por extensión al mercado dirigidas a facilitar nuevas herramientas a las mujeres que sufren violencia de género. Los cuatro grupos de alumnos hicieron demostraciones en tiempo real de cómo funcionan las alertas, dirigidas a la propia Policía Nacional o a números seleccionados y todas abordaron opciones dirigidas a la prevención.

Las cuatro apps lograron el aprobado en su presentación. El nivel de detalle y su posible uso ha abierto la puerta a que la Subdelegación del Gobierno las estudie y las analice para una hipotética implantación. La presentación a la que se enfrentaron fue una verdadera prueba de empresa con tiempo límite y con un jurado de primer nivel.

En la fila estaban sentados, el subdelegado del Gobierno en Alicante y profesor de la UA José Miguel Saval, el Inspector de Policía Miguel Ángel Cosentino, la jefa Unidad de Violencia contra la Mujer Purificación Algaba, el gerente de Clavei Joaquin Garrido, el presidente de SolidQ Fernando Guerrero, el vicepresidente QoE Vertical (Gemalto) Daniel Pons, el director Everis Centers Alicante Jesús Conde y, por parte de la UA, los vicerrectores Rafael Muñoz y María José Rodríguez.

Alto nivel competitivo

La asignatura de “Técnicas Avanzadas de Especificación de Software” se organizó hace tres años como una competición. En esta tercera edición, Llopis asegura que el nivel alcanzado es muy alto y va a ser difícil de superar. Al final de las exposiciones, los directivos realizan preguntas y comentarios sobre cada aplicación y la tónica general es el “positiva, muy positiva”, indica el vicerrector Muñoz, cuya formación pertenece a la Informática.

Tutores como Juan Antonio Herrerías explican que “en realidad, somos facilitadores, una guía de cómo encarar el proyecto entre gente que no se conoce. Les orientamos en aspectos de cómo organizarse y comportarse”. Este técnico de Everis y también ex alumno ha aplicado métodos dinámicos de trabajo. “Se ha trabajado en remoto y nos hemos ido marcando objetivos”. Los grupos cuentan con una media de 10 alumnos y apenas han tenido tiempo para juntarse.

Llopis: "Es la tercera edición, pero va a ser muy difícil superar el nivel de este año. Por supuesto, están todos aprobados" 

Los proyectos se exponen con pruebas en tiempo real y, en mayor o menor grado, llevan su estudio presupuestario. Todas son aplicaciones ocultas para móviles con la idea de proteger a la víctima y han estudiado su conexión real con los servidores de la Policía. Los alumnos se presentan en un ambiente competitivo y pseudoprofesional que lleva a los estudiantes hasta el extremo de ocultar detalles en la web para no dar pistas a los ‘rivales’. Uno de ellos considera que el trabajo hecho le sirve para que si en cualquier otro momento tiene que desarrollar una app ya tiene la programación. Más de uno piensa en que tiene una oportunidad de encontrar trabajo en este tipo de presentaciones y sobre todo, trabajando tan directamente con responsables de empresas.

Las cuatro opciones

Otros dos puntos comunes en los trabajos son que los desarrollos tienen en cuenta que el producto final sea fácil de manejar. Los cuatro grupos han tenido en cuenta también el ciclo integral con el fin de prestar ayuda más allá del mero aviso ante una agresión. El primer grupo, tutorizado por Hector Gomis de ClaveI, presentó la aplicación Help Finder con el lema “Tu vida puede depender de un clic. El acceso oculto se puede customizar bajo la apariencia de cualquier red social para no despertar sospechas. Su precio fue el valor más destacado, pues es sumamente accesible -150 euros. La mujer sólo precisa un mando sencillo con conexión bluetooh, valorado en tres euros. Entre sus características, permitir que la grabación de video y audio no se quede en móvil sino que vaya directamente al servidor. Está diseñada en tres idiomas  (español inglés y ruso). “Buscamos proteger a la mujer que denuncia”, asegura la portavoz del grupo.

No eligen compañeros. trabajan en remoto y la programación para esta app les sirve de base para cualquiera en el futuro

Otra propuesta fue Be the change, con el eslogan “Porque en ti empieza el cambio”. Los expertos de Gemalto  Nieves García y Raúl Gomis introdujeron a los alumnos en una iniciativa de mayor ámbito. Los objetivos que aborda la app son transmitir a la víctima que no está sólo, mediante sistemas de escucha activa e incorporar un ‘botón del pánico’. El detalle de programación realizado a partir de un algoritmo de machine learning en cuanto al análisis de los mensajes facilitados por la mujer fue ampliamente aplaudido por el jurado.

En un tercer caso, los alumnos presentaron la app N1M (Ni una más). Bajo el mentoring de Everis, se presentó la más amplia propuesta de lucha contra la violencia de género, ya que, en realidad, se trataba de un programa integral y tres apps. La aportación que Hypathia introducía para el análisis de datos mediante Big Data está dirigida a sacar conclusiones. Los estudiantes se apoyaron también en el pionero test realizado por Centro de Estudios para la Mujer de la UA “¿Y si yo …” para frenar, detectar, prevenir comportamientos violentos. Se trata de una prueba conocida como el semáforo.

Por último, la aplicación tutorizada el socio y director de área de base de datos de la empresa SolidQ Eladio Rincón es la que generó un mayor debate. El desarrollo parte de un seguimiento vía geoposicionamiento del agresor. Aid Hurt une psicología y Big Data, está basado en el procedimiento EPV- R que actualmente utiliza la Policía par medir el riesgo del agresor mediante 20 ítems. Los alumnos incorporan Inteligencia Artificial para dotan al modelo de dinamismo y generar unos modelos. Por ejemplo, tiene en cuenta que el sujeto ha permanecido en un bar un determinando tiempo y hay riesgo de ingerir alcohol.

Noticias relacionadas

next