X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

las alianzas posibles y sus probabilidades

El 'sudoku' de las combinaciones para elegir al sustituto del alcalde de Alicante

13/03/2018 - 

ALICANTE. El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, anunció este lunes que él mismo iba a abrir negociaciones para tratar de reunir los votos de quince concejales que resultan necesarios para investir a Eva Montesinos como su sustituta y evitar, así, que la Alcaldía recaiga en el PP como lista más votada, en el caso de que se produzca su dimisión. Estas son las posibles combinaciones al respecto. Y sus probabilidades de éxito.

-Acuerdo unánime: Consiste en que los 29 concejales de la corporación, los de todos los partidos, voten a favor de la investidura de Montesinos sin llegar a cerrar ningún acuerdo de incorporación al gobierno. Es posible pero muy poco probable y prácticamente podría darse por descartada. En estos momentos, nadie contempla que los ocho concejales del PP puedan dar sus votos a todo candidato socialista. Como mínimo, los populares fueron los únicos que no dieron su aval a Echávarri en el pleno de investidura de junio de 2015. Además, la ejecutiva provincial del PP ya ha reivindicado la legitimidad del partido para gobernar como lista más votada desde la ruptura del tripartito.

-Reedición del pleno de 2015: En este caso, se trataría, precisamente, de que los 21 concejales de los grupos políticos con representación municipal -salvo el PP- diesen su respaldo a Montesinos, sin que ninguno de ellos tomase delegaciones de gobierno. Es decir, Guanyar, Compromís y Ciudadanos (Cs). Los dos exsocios del PSOE sí vienen manifestando su voluntad de que Echávarri dé un paso atrás para reeditar un gobierno de progreso, pero no está claro qué sucedería si sólo se les tomase prestados sus votos sin entrar a gobernar, ni si darían su respaldo a cualquier otro candidato del PSOE (al menos en el caso de Guanyar). Lo que sí se da por seguro es que ninguna de esas dos formaciones pretende permitir que el PP tome la Alcaldía como lista más votada, en caso de dimisión del primer edil.

Por su parte, el partido de Albert Rivera no parece dispuesto a facilitar, sin más, una solución a un problema que ha creado la izquierda. En 2015 sí dio sus votos a Echávarri sin resultar necesario (sumó 21 en total) como muestra de confianza y expresión de la voluntad de cambio, después de 20 años de gobiernos del PP. Ahora, con las encuestas a su favor, Cs podría apostar por no implicarse para eludir posibles daños colaterales en las próximas elecciones. Con todo, tampoco podría interesarle que el PP llegase a tomar la Alcaldía a un año de elecciones porque con una mínima gestión podría sacar rédito ante la cita con las urnas de 2019. 

Por último, este supuesto conllevaría que los dos ediles no adscritos, Fernando Sepulcre (exconcejal de Cs) y Nerea Belmonte (exedil de Guanyar) diesen su voto a favor. Tampoco parece probable en ninguno de los dos casos. Sepulcre señaló este lunes a Alicante Plaza que, si contactan con él, escuchará propuestas sin condiciones previas. Belmonte indicó que primero debe darse la dimisión del alcalde para que exista una decisión que tomar y que se le debe presentar un proyecto sobre el que posicionarse. Además, no vetará un hipotético regreso de Guanyar al gobierno, pero sí que su portavoz, Miguel Ángel Pavón, vuelva a ocupar el área de Urbanismo. Por último, señaló que la concesión del sueldo que se le niega por ejercer como concejal no es una condición, ya que "me corresponde porque me asiste la jurisprudencia del Tribunal Constitucional". Eso sí, reclamará que se reconozca en público que "se actuó mal al acordar mi destitución porque yo no cometí ninguna ilegalidad".

-Apoyo y pacto de gobierno con Guanyar y Compromís: La suma de los 6 votos del PSOE, los 5 de Guanyar y los 3 de Compromís (14 en total) no es suficiente para elegir a un nuevo alcalde. Sería necesario el voto de otro grupo político: bien los no adscritos (una posibilidad ya analizada y que, además, supondría apoyarse en lo que se ha interpretado como dos casos de transfuguismo político) o bien la cesión del voto de uno de los 5 representante de Cs como gesto para propiciar el relevo de un alcalde procesado.  

Es una opción viable pero hasta ahora poco probable. Por lo pronto, Echávarri ya dijo este lunes que su intención no era reeditar un tripartito y, como viene contando este diario, las relaciones entre PSOE y Guanyar pasan ahora por su peor momento. No se atisba ninguna posibilidad de tender puentes.

-Apoyo de Guanyar y Compromís con pacto sólo con los nacionalistas: Se reunirían 14 concejales y, como en el supuesto anterior, se seguiría necesitando otro apoyo externo: un edil no adscrito o al menos un edil de Cs. Es una opción viable y quizá la más cómoda para el PSOE y Compromís. La clave es si Guanyar está dispuesta a ceder sus votos sin volver al poder, cuando sus representantes vienen reivindicando que son un actor protagonista en el cambio de progreso que votaron los ciudadanos.

-Apoyo de Compromís y Guanyar con pacto sólo con Guanyar: Se contaría también con 14 votos, pero, como se ha dicho, no parece viable que los socialistas vayan a aliarse con sus exsocios de Guanyar. Tampoco que el PSPV excluya a sus aliados en el Consell.

-Apoyo de Ciudadanos y Compromís con pacto sólo con los nacionalistas: Como en el caso anterior, se sumarían 14 votos y se necesitaría el apoyo de un edil no adscrito o de algún representante de Guanyar. Se trata de una opción que presenta las mismas dificultades expresadas en el supuesto anterior: Guanyar quedaría orillada. Además, Cs estaría dando el aval a un gobierno participado por los nacionalistas, algo que no casa con su ideario político. Sin embargo, no es menos cierto que ese supuesto es el que se da en Elche, en el que Cs ha actuado como aliado externo a la hora de aprobar los presupuestos, por ejemplo.

-Apoyo de Compromís y Guanyar y pacto con Cs: Se sumarían 21 votos, sin necesidad de sumar a los no adscritos. Al margen de la dificultad que podría suponer el posible acercamiento entre PSOE y Cs (que a este último partido, como se ha dicho, podría no interesarle), no está claro que Compromís y Guanyar cedan sus votos para la formación de un gobierno de centro-izquierda.

Noticias relacionadas

next