X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

JUAN ARNAU PRESENTA SU NUEVO LIBRO EN LA LIBRERÍA PYNCHON&CO

En busca del sentido, más allá de Dios y la ciencia

18/12/2017 - 

ALICANTE. El siglo veinte se ha cebado de manera a veces obsesiva en el debate entre la existencia de una frontera insalvable entre el pensamiento científico y el humanístico, tanto que en algún momento ha dado la sensación de que la abstracción matemática es un conjunto de leyes heredadas de un civilización extraterrestre. Desde la conferencia del físico y novelista C. P.  Snow en 1959, planteando la ruptura de la comunicación entre ciencias y humanidades como uno de los principales inconvenientes para la resolución de los problemas mundiales, que este diálogo no ha dejado de verse ensombrecido por el descompensado peso de ambas “disciplinas” en el mundo académico y, por extensión, en su proyección pública en los medios y en la sociedad. Ejemplo paradigmático de ello, a un nivel bastante cercano y crematístico, es el actual estado de la evaluación de la investigación entre los docentes universitarios del sistema estatal, también es verdad que a imagen y semejanza que en todo el mundo, sesgado en cuanto a claridad e indicadores hacia los investigadores de las ciencias puras y aplicadas, incluso algunos ejemplos de las ciencias sociales, que se han subido al carro de los datos medibles, en detrimento de las humanidades y las ciencias jurídicas, cuya aportación al desarrollo del conocimiento se muestra como algo más intangible.

En la línea de superar este discurso único, surgen de vez en cuando figuras transversales que elaboran nuevas estrategias discursivas, la mayoría de las veces recuperando anteriores tentativas, o haciendo uso de una cierta arqueología hermenéutica que inocula de espíritu fundacional vías que se habían entendido muertas o que la homilía hegemónica había escondido en el proceloso mar de lo no canónico, de lo apócrifo.

Juan Arnau (València, 1968) es una de esas figuras, con una trayectoria vital lo suficientemente particular como para romper el molde del investigador ortodoxo, pasó de marinero de carguero a astrofísico, de aquí a cooperante internacional, lo que le llevó a Benarés, donde se inició en el estudio de la filosofía y la cultura indias, junto al especialista catalán Óscar Pujol. Sus traducciones del sánscrito del  filósofo budista Nāgārjuna, su lírica Leyenda de Buda (Alianza, 2011), junto con su canon introductorio del budismo y la transversalidad entre filosofía oriental y occidental, con los ejes de la naturaleza de la conciencia y las potencias de la imaginación, así como de las relaciones entre la actividad verbal y la cognitiva, y la concepción de la existencia como episodio mental. Todo eso da como resultado una línea particular en el desarrollo de su obra propia que la editorial Atalanta empieza a publicar el año 2014, con el Manual de filosofía portátil, un “esfuerzo por liberar al pensamiento de la reclusión a la que ha estado sometido por los escolásticos y académicos”, una cuenta atrás que empieza en Lévi-Strauss y acaba en Heráclito.

En 2016 se presentaba La invención de la libertad, una lucha contra la determinación matemática, una reflexión sobre el viejo tema del determinismo -la ilusión de la libertad-, aún implícito en la cosmovisión moderna, después de un siglo XX contaminado por los lamentos existencialistas y el análisis lingüístico. Arnau asume el propósito de proponer una filosofía basada en la empatía, la creatividad y la atención, comprometida con la vida percibida y sentida.

Y sin pretensión de trilogía, pero sí como una tríada, 2017 nos regala este nuevo volumen, con el título La fuga de Dios. Las ciencias y otras narraciones: “¿Por qué existe el devenir?, ¿cuántas clases de seres lo componen? El Buda desaconsejaba hacerse este tipo de preguntas insolubles que suponían una inútil distracción. El gran mérito de Platón fue convencer a griegos y cristianos de que estas preguntas se podían y debían contestar”.

En este reencuentro con el pensamiento esencial, el que conlleva la espiral de conocimiento de nuestra mente a reencontrarse con la divinidad no encarnada, sino en ese “genio de la vida que sentimos en nuestros huesos”, Juan Arnau se aúpa a los hombros de gigantes como Berkeley o William James, y nos deja fragmentos para el conocimiento del ser moderno tan fundamentales como este:

“No es cierto que cuanto más conocemos una cosa mejor la entendemos. Para entender algo debemos pasar de los simple a lo complejo y regresar después a lo simple. Sin ese regreso no hay comprensión real. Cuando acumulamos una gran cantidad de información en torno a un tema, con frecuencia nos asaltan las dudas y sobreviene la crisis. La adquisición continua de conocimiento no conduce necesariamante a la claridad, sino que llega un momento en que todo lo que sabemos oscurece nuestra visión, dejándonos en un estado de perplejidad (cualquier doctorando ha pasado por ello)”.

El miércoles, 20 de diciembre, a las 19:30, en la librería Pynchon&Co de Alicante, C/ Poeta Quintana, 37, Juan Arnau, acompañado de Álex Gómez, presentará La Fuga de Dios. Las ciencias y otras narraciones, editado por Atalanta, en su colección Memoria Mundi.

Noticias relacionadas

next