X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Hacienda sigue sin saber nada de un Hércules cuyas cuentas también amenazan otros acreedores

4/10/2018 - 

ALICANTE. La Agencia Tributaria y Suma, el órgano autónomo de gestión tributaria de la Diputación de Alicante, se han lanzado sobre las cuentas del Hércules.

El caso de la Agencia Tributaria no es nuevo y es que desde marzo de 2017 el club blanquiazul mantiene una deuda con ella en situación irregular que ronda los 4,1 millones de euros (intereses incluidos), tras cancelar entonces el fisco el convenio singular suscrito para ordenar el pago de los créditos privilegiados reconocidos en el marco del concurso de acreedores. Los incumplimientos reiterados del Hércules llevaron a Hacienda a dar por extinguido el citado acuerdo de aplazamiento y dictar una primera orden de embargo por 2,3 millones de euros el 28 de marzo de 2017; a esta le seguiría, pero ya el pasado 28 de junio, otra de 3,1 millones. Esto último se produjo un día antes de que, como adelantó Alicante Plaza, el fisco respondiera a una propuesta de aplazamiento del club exigiendo el pago inmediato de dos millones de euros para volver a sentarse a negociar un nuevo convenio, algo ante lo que el Hércules se ha limitado a guardar silencio.

Embargos de cuentas

Los embargos de cuentas han permitido a Hacienda ir cobrando parte de esa deuda histórica, el problema es que esta no deja de crecer por culpa de los intereses. Afortunadamente para el club, este sí hace frente a sus obligaciones tributarias de carácter ordinario, algo que sin ir más lejos ha evitado que el fisco tenga la tentación de solicitar la liquidación forzosa de la entidad.

Resulta evidente que las cinco temporadas que encadena ya el Hércules en Segunda B, donde los ingresos brillan por su ausencia, estrangulan al club impidiéndole cumplir con sus principales acreedores; buena prueba de lo anterior es la segunda oportunidad que tuvo que arrancar de los titulares de crédito ordinarios y subordinados hace ahora 14 meses, un reconvenio que le permitió suspender de nuevo el pago de sus deudas. 

Las tensiones de tesorería son una constante en la entidad del Rico Pérez, tal es así que a la práctica de proceder a embargos de cuentas para cobrar deudas pendientes del Hércules se ha unido en los últimos meses Suma: el pasado 9 de julio, este organismo dictó una orden de embargo de cuentas por un importe de 36.000 euros que terminó siendo notificada en el Tablón edictal único, tal y como se recoge en la edición del 18 de julio del Boletín Oficial del Estado, al no lograr hacerse de manera presencial. Esta deuda tenía su origen en una obligación que vencía a finales de junio y que el Hércules no pudo cancelar hasta agosto, coincidiendo con los primeros días de la campaña de abonos. No obstante, el club blanquiazul volvería a ser notificado vía Tablón edictal único y Boletín Oficial del Estado, concretamente el día 22 de ese mes, a cuenta de una segunda reclamación fechada ocho días antes.

Los últimos cuatro cursos el Hércules ha evitado los número rojos a 30 de junio gracias a diferentes préstamos de tesorería de Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez. De hecho, hace dos semanas, se inscribía en el Registro Mercantil una última ampliación de capital social del club en favor de los anteriores que en junio aceptaron canjear por acciones 3,1 millones de euros que les adeudaba la entidad precisamente como consecuencia de ese auxilio financiero.

Noticias relacionadas

next