X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

primer CENTRO provincial PARA LA RETIRADA DE ARTÍCULOS COMPRADOS POR INTERNET

Ikea abre un punto de recogida en Alicante a la espera de concretar un proyecto de tienda

11/07/2018 - 

ALICANTE. Ikea lanza su segunda incursión real en la provincia de Alicante, tras la tienda experiencial inaugurada en el centro comercial Portal de la Marina de Ondara, casi una década después de que se comenzase a plantear el desarrollo de un proyecto de tienda física tradicional en la capital. Se trata de la implantación de un centro de su formato click&collect: el servicio de punto de recogida desarrollado por la multinacional del mueble (junto a otros de reciente creación como las llamadas tiendas urbanas o las tiendas de orientación al diseño) con el que la compañía trata de acercarse a sus clientes en los territorios en los que no cuenta con tienda física propia. Es decir, justo lo que sucede en la provincia de Alicante, en la que la oferta de la firma sueca queda todavía supeditada a los establecimientos de Murcia o de Alfafar, en la provincia de Valencia.

La filosofía de esos puntos de recogida es sencilla: los consumidores pueden comprar cualquiera de los productos de su catálogo a través del canal de venta on line o en un centro instalado en otra provincia y, después, pasar a retirarlo el día que se desee sin tener que pagar los costes adicionales que conlleva el servicio de transporte tradicional (aunque sí se abona un precio de unos 29 euros) y ahorrándose parte del tiempo de desplazamiento que supondría acudir a un centro de la enseña de muebles situado a mayor distancia. De hecho, el objetivo de la multinacional es tejer una red que permita que el 80% de la población tenga un centro Ikea en cualquiera de sus formatos a menos de una hora de recorrido en coche.

Así, ese primer punto de recogida de Alicante estará instalado en uno de los centros de la empresa de transportes SAMA Logística Aplicada, situado en el polígono de La Nucía, en la calle Sella, según confirmaron portavoces oficiales de la compañía. La ubicación escogida no sería precisamente casual: el término de La Nucía, además de situarse en la órbita de influencia de Benidorm, es una ubicación geográfica intermedio entre Murcia y Alfafar que recorta distancias para los residentes de las comarcas centrales de Alicante.

La instalación de ese servicio llega sin que se haya materializado ningún avance sobre la posible implantación de un posible establecimiento de Ikea ni en Alicante ciudad ni en ningún otro punto de la provincia. Desde la renuncia de la sociedad controlada por el empresario Enrique Ortiz a desarrollar el proyecto de Actuación Territorial Estratégica (ATE) de Alicante Avanza, se ha venido especulando con posibles negociaciones para que la multinacional sueca se instalase en Elche, Benidorm, Finestrat o El Campello sin que se haya concretado resultados. En este último municipio, por ejemplo, Ikea contaría con la complicidad del Grupo Fuertes, a través de su filial inmobiliaria Profusa, que sigue tratando de reactivar su proyecto de zona comercial en el entorno de El Mesell, después de que una sentencia del Tribunal Supremo (TS) conocida en 2016 tumbase el Plan General en el que se le daba cabida. Sin embargo, hasta el momento ni en ese caso ni en el resto ha trascendido ningún acuerdo concreto, pese a que la compañía viene reiterando su interés por la provincia de Alicante de forma periódica.

Tampoco en la ciudad de Alicante se ha planteado una propuesta de renegociación, después de que la propia compañía anulase un encuentro previsto con representantes del ya extinto tripartito tras alegar falta de concreción en el Ayuntamiento.


El actual alcalde, el popular Luis Barcala, sostuvo este lunes, en una comparecencia pública, que su intención era volver a establecer contactos con la multinacional en el momento en el que su equipo de Gobierno tuviese perfilada una nueva propuesta definida y razonada con la que tratar de atraer la inversión. Por lo pronto, el portavoz municipal de Compromís, Natxo Bellido, señaló este martes que, antes de que se produjese cualquier intento de negociación con Ikea, "el PP debería asumir el compromiso que alcanzamos el conjunto de los grupos políticos y convocar la comisión de Ikea para darnos traslado de cuál va a ser su propuesta". En todo caso, insistió en que ese posible ofrecimiento debería ceñirse a la postura ya definida por el Ayuntamiento, de modo que se diese cabida a una tienda de Ikea pero sin macrocentro comercial anexo. 

En esa postura se convino, también durante la etapa de gobierno del ya extinto tripartito, que la multinacional tendría cabida incluso en el emplazamiento en el que se había proyectado con la ATE de Alicante Avanza: la partida de Rabasa, en el eje más próximo a la avenida de la Universidad. En esa propuesta se contemplaría, incluso, la posible instalación de otras medianas superficies anexas del tipo de Media Markt o Decathlon. Con todo, el posible desarrollo de ese proyecto seguiría supeditado a la construcción de los accesos reclamados por el Ministerio de Fomento desde la AP-7, lo que requeriría un desembolso gravoso que podría dificultar el desarrollo del proyecto.

Noticias relacionadas

next