X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proceso de subasta del centro comercial del muelle de poniente

La cuenta atrás para Medimotors sobre Panoramis: deberá cubrir la deuda con el Puerto antes de enero

27/07/2018 - 

ALICANTE. El reloj está en marcha para que se pueda culminar la subasta de Panoramis. La empresa administrada por el expresidente del Hércules, Juan Carlos Ramírez, Medimotors Gestión, debe presentar antes del próximo mes de enero el aval bancario necesario para acreditar el pago de cerca de medio millón de euros que todavía no estaría garantizado para cubrir el 100% de la deuda contraída por Marina de Poniente (la concesionaria actual del complejo) con el Puerto de Alicante en concepto de canon de explotación.

Así lo ha confirmado el presidente de la Autoridad Portuaria, Juan Antonio Gisbert, este viernes al término de la reunión del consejo de administración en el que se ha aprobado la adjudicación de la terminal de graneles. Gisbert ha ratificado que esa suma pendiente de cobertura deriva del canon acumulado por la dilación del proceso de subasta del centro comercial, convocado a mediados de 2016. "Medimotors sí aportó un certificado bancario para cubrir los 1,1 millones que se adeudaban entonces, pero esa cifra no ha dejado de crecer", ha insistido. En esta línea, ha detallado que, tras la firma de la escritura de compra, registrada el pasado martes, "nos comunicaron que su intención era avalar también esa suma pendiente cuanto antes, previsiblemente la próxima semana".

¿Qué sucederá si no lo hace en el plazo límite previsto, el próximo enero? Según Gisbert, el Puerto tiene a su alcance la posibilidad de iniciar el expediente de caducidad para anular el proceso de subasta, lo que dejaría a Medimotors sin la posibilidad de gestionar el complejo. Como informó Alicante Plaza, la firma de la escritura de compra incorpora una cláusula suspensiva por la que no adquiere validez hasta que Medimotors cumpla con las obligaciones previstas en el pliego de la subasta, como el pago de la deuda con el Puerto.

Gisbert ha reiterado que el Puerto ya había concedido su conformidad con la propuesta de la compañía administrada por Ramírez (socio del controvertido promotor Enrique Ortiz en varias mercantiles) tras poner de manifiesto dos condiciones básicas: que Medimotors pagase el 100% de la deuda contraída por Marina de Poniente (que forma parte del entramado de empresas de Ortiz, ahora en proceso de liquidación) y la desvinculación de cualquier posible reclamación contractual o laboral que pudiese presentarse por los arrendatarios de los locales del complejo o de la plantilla asociada a su funcionamiento.

Como también ha informado este diario, lo cierto es que, en su oferta (la única que permaneció activa al cierre del proceso, tras la retirada de Vilaplana Pérez Hermanos) Medimotors detallaba que no asumía los arrendamientos de locales en vigor, lo que podría llevar a los inquilinos del complejo a tratar de defender su validez en los juzgados. 


Si Medimotors cubre el 100% de la deuda pendiente con el Puerto, su consejo de administración aprobará el traspaso de la concesión (todavía oficialmente en manos de Marina de Poniente) en el menor plazo posible para que la empresa de Ramírez pueda tomar posesión del activo. Desde ese momento, Medimotors podrá explotar el complejo como mínimo hasta el año 2028. Ese plazo podría ampliarse en otros 12 años adicionales, si la empresa asume el expediente de ampliación concesional que inició Marina de Poniente en 2015. Ese supuesto conlleva la ejecución de inversiones para mejorar la infraestructura del inmueble.

Noticias relacionadas

next