X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

reacciones tras el estallido de la polémica

La oposición exige responsabilidades políticas al PP tras preadjudicar un contrato a un asesor

27/07/2018 - 

ALICANTE. El cese del asesor municipal del PP, Jorge Crespo, que optaba a la adjudicación de un concurso del Ayuntamiento de Alicante a través de una de sus empresas (en la que aún poseía un 25% de las participaciones), no dará por zanjada la polémica. La dimisión e inmediata destitución de Crespo -que, según reconocieron fuentes del equipo de Gobierno, se habría acordado igualmente en el caso de que no se hubiese registrado su renuncia voluntaria- provocó este jueves reacciones en cascada por parte de todos los grupos de la oposición, que consideraron necesaria la adopción de responsabilidades políticas. Todo, al margen de la revisión del proceso de licitación de un contrato en el que la firma de Crespo había sido seleccionada como preadjudicataria (su propuesta fue la mejor puntuada por los técnicos) que anunció este jueves el propio PP. Eso sí, los populares no precisaron si en esa revisión se iba a tener en cuenta si alguno de los concejales que participaron en el proceso de valoración de las ofertas pudo incurrir también en un supuesto de incompatibilidad.

Por lo pronto, la primera en salir al paso de la marcha del asesor del Ayuntamiento fue la portavoz municipal de Ciudadanos (Cs), Yaneth Giraldo. La representante del partido de Albert Rivera, que el miércoles ya instó al PP a explicar por qué no se había abstenido de participar en la valoración de las ofertas del concurso, señaló este jueves que "el despido del asesor de Alcaldía que ha compatibilizado su puesto mientras concursaba a un contrato municipal no es suficiente y creemos que el grupo de Gobierno, el grupo del PP en definitiva, debería asumir responsabilidades políticas por esta nueva chapuza". "Nos resulta bastante extraño, por no decir insólito, que nadie en el PP supiera de la actividad empresarial del asesor destituido, destacado militante del partido, y que nadie le informara cuando tomó posesión como cargo de confianza de que tenía que pedir un permiso de compatibilidad tal y como marca la ley", señaló.

Giraldo recordó que este nuevo episodio se produce un mes después de la destitución de otro asesor de Alcaldía, Miguel Ángel Redondo, "que hacía trabajos para la edil tránsfuga Nerea Belmonte y que también, según sus afirmaciones, fue contratado por el alcalde para preparar la campaña electoral de 2019". "Luis Barcala, y Mari Carmen de España en el caso que nos ocupa ahora, debería tener mucho más cuidado para que no se confundan los intereses particulares o partidistas con el interés general", apuntó. "Nos quejamos de que el anterior alcalde, Gabriel Echávarri, convirtió el Ayuntamiento en una especie de  corralito y no queremos ni pensar que el PP siga por la misma senda", concluyó.

La portavoz municipal del PSOE, Eva Montesinos, también se refirió a la polémica para señalar que "nos parece gravísimo que se confirmen las sospechas que ya teníamos sobre la ilegalidad que supone que un asesor nombrado a dedo reciba un contrato municipal". "Sinceramente, no nos sirve con su dimisión, la excusa del señor Barcala diciendo que no lo sabía empieza a recordar demasiado a la de alguna compañera suya de partido que tampoco sabía nada", añadió para subrayar que, a su juicio, eso supone una demostración de que "han vuelto las viejas formas al Ayuntamiento".

En esta línea, apuntó que "lo que no comprendemos es cómo podían no saber nada. ¿Tan poca atención presta a la gente a la que contrata? ¿De verdad alguien cree que es responsable dejar que este PP maneje dinero público?", recalcó. Así, consideró que "lo sucedido nos hace reafirmarnos en nuestro voto" en el pleno de este jueves, en el que el PSOE votó contra la segunda modificación de crédito del presupuesto de 2018 para amortizar deuda de forma anticipada y cancelar el plan de ajuste.

Así, Montesinos ha apuntado que "precisamente fue un escándalo con otro asesor, el vinculado a Nerea y con la llegada del PP a la alcaldía, el que provocó el anuncio de cancelación del Plan De Ajuste para desviar la atención. No deja de ser irónico que justo hoy tengan otro escándalo por incumplir la legislación", continuó. "Pueden seguir mintiendo, pero hace ya tiempo que el señor Barcala no engaña a nadie. Representa al peor PP y con él han vuelto las prácticas que tanto le han costado a esta ciudad", concluyó.

El líder municipal de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, por su parte, señaló que "ya solo falta que Barcala diga, como Esperanza Aguirre con sus altos cargos, que sus asesores le salen rana". "Uno le sale asesor de la tránsfuga que le dió la Alcaldía y otro le sale con actividades privadas incompatibles con su cargo de asesor", abundó. "Que Barcala y De España no sabían nada hasta que los medios destapan los casos no se lo cree nadie. Y la dimisión de esos asesores en absoluto depura una responsabilidad política que el PP se niega a asumir", prosiguió. 

Los 'populares' confirman la revisión del concurso para evaluar si deben descartar a la empresa de la polémica

A su juicio, "los concejales del PP debieron inhibirse en todo lo relativo a la contratación vinculada con su asesor y no lo hicieron. Como tampoco lo hicieron los concejales del PSOE cuando adjudicaron dos polémicos contratos a la Liga de la Educación y la Cultura Popular, una entidad con evidentes vínculos con el PSOE. Guanyar se quedó sólo en el tripartito exigiendo la inhibición de los socialistas y Compromís apoyó al PSOE en su rechazo a inhibirse", señaló.

Su homólogo de Compromís, Natxo Bellido, también se refirió a la controversia para señalar que "nos encontramos ante un escalón más de este desmadre en el que se encuentra instalado el PP con sus asesores". "Nos cuesta mucho creer que nadie en el PP supiese que la persona a la que habían elegido para que ejerciese funciones de asesor se dedicaba a acompañar a Nerea Belmonte por el Ayuntamiento, y nos cuesta mucho creer que tampoco nadie supiese que otro de sus colaboradores había concursado en una de las licitaciones municipales", recalcó. "O alguien no está diciendo la verdad y ha estado ocultando ciertas cuestiones, o es que en este equipo de Gobierno nadie se entera de nada", insistió. 

En esta línea, Bellido ya planteó una pregunta in voce al término del pleno ordinario de julio, este jueves, para que el alcalde, Luis Barcala, tuviese la oportunidad de ofrecer explicaciones. Bellido instó irónicamente al primer edil a reunir "a todos sus asesores y preguntarles si hay algo más que debería saber para evitar más sorpresas".

La respuesta, sin embargo, llegó de la mano de la portavoz del equipo de Gobierno, Mari Carmen de España, que reiteró las explicaciones que ya se habían ofrecido a través de un comunicado. Pero, además, no escatimó en críticas hacia los tres partidos que formaban parte del ya extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) en relación a la continuidad de dos cargos de confianza, Lalo Díez y Pedro de Gea, que siguieron en sus puestos hasta que se produjo la renuncia del alcalde que los había nombrado, el socialista Gabriel Echávarri, pese a que sobre ellos pesaba una imputación judicial por las supuestas anomalías registradas en los contratos del llamado caso Comercio. De España insistió en que, a diferencia de lo que sucedió entonces, "este equipo de Gobierno ha actuado con responsabilidad y rapidez y se ha producido la renuncia de una persona de la que nadie tenía constancia que pudo haber incurrido en una posible incompatibilidad en menos de 24 horas", apostilló.       

Noticias relacionadas

next