X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

PRESENTACION NACIONAL

Llega el libro que quiere acabar con los huérfanos digitales y los padres desconectados

Fundesem BS será escenario el miércoles de la presentación nacional del libro 'Nativos digitales no existen': un toque de atención para los padres y orientadores que creen que estar la genética de nuestros hijos les hará sobreponerse a los usos y abusos de la Red o de las pantallas. Susana Lluna y Javier Pedreira ‘Wicho’ echan por tierra el mito de los nativos digitales, porque quieren despertar conciencia e interés por lo que ven y hacen nuestros hijos frente a cualquier dispositivo

24/01/2017 - 

ALICANTE. Los niños nacen hoy y antes de aprender a decir una palabra ya son tuiteados, compartidos y etiquetados en las redes sociales de padres y familiares. La convivencia de los menores con la tecnología inauguró hace tiempo un debate sobre su uso, pero está abriendo una brecha que aún estamos a tiempo de cerrar. "El objetivo del libro es más concienciar que hacer reflexionar", indica Susana Lluna una de las coordinadoras de la publicación.

Los 16 autores y sus dos coordinadores – la periodista y consultora valenciana y el divulgador científico gallego Javier Pedreira ‘Wicho’ -han puesto blanco sobre negro sus opiniones y reflexiones de una realidad cotidiana. Los menores se exponen a las bondades y peligros de internet sin que los padres sepan dónde se meten. "No es un libro pesimista, muy al contrario", defiende Lluna, quien vio en esta publicación una herramienta para agitar la conciencia de los adultos, en especial, los que tienen hijos y trabajan con menores. 

El punto de partida fue una charla que dio en 2015 la también consultora de estrategia digital en Villena. Su asombro le llevó a una compartir una conversación en Valencia con Javier Pedreira, quien lleva años intentando desmontar esa idea de "nativos digitales". En primer lugar, porque el término, que acuña el educador Mark Persky, estaba completamente desvirtuado y, en segundo lugar, porque el desinterés por aprender su uso y es más a explicarlo ha acabado convirtiendo a los dispositivos móviles en auténticos "apaganiños".

Se pusieron manos a la obra y consiguieron reunir a "profesionales de distintos sectores o expertos que hubieran trabajado directamente con el concepto a analizar", según detalla Susana Lluna. La lista de autores ha de comenzar por Enrique Dans, un referente y autor de la introducción, quien asegura "la tecnología no viene en los genes y el sentido común para su uso, tampoco".

Le sigue todo un número uno del Big Data como la alicantina Nuria Oliver que estará en la presentación junto a otra de las articulistas Marga Cabrera. El elenco de conocidos expertos se completa con Borja Adsuara, Anna Blázquez, Claudia Dans, Fernando de la Rosa, Eparquio Delgado, Rebeca Díez, Juan García, Fátima García Doval, Jordi Martí, Dolors Reig, Genís Roca, Josefina Rueda y Andy Stalman.

"Un detalle curioso: Tú, como menor, no puedes subir una foto en un vestuario en unpartido de otro. Esto es un delito. Eso no lo saben ni los padres. Esto es algo que no se tiene que enseñar en los coles. Es algo que tenemos que educar en casa".

Como filosofía común, las páginas que ya corretean por las plataformas digitales, inciden en el hecho de que "los adolescentes carecen de competencias digitales", a lo que la coordinadora del libro añade: "El mejor antídoto es el sentido común". A continuación, Susana Lluna cita toda una serie de realidades que son delito y que pasamos por alto continuamente: "Un detalle curioso: Tú, como menor, no puedes subir una foto en un vestuario en un partido de otro. Esto es un delito. Eso no lo saben ni los padres. Otro tema es la privacidad o la reputación, qué tipo de contenidos se está compartiendo en la red. Esto es algo que no se tiene que enseñar en los coles. Es algo que tenemos que educar en casa. Les estamos dando un dispositivo que es una bomba de destrucción masiva, si no lo saben utilizar. Los padres nos tenemos que formar. Es una herramienta con infinidad de ventajas".

Desde una perspectiva muy trasversal, la publicación trata casi todos los enfoques relacionados con el término "nativos o huérfanos digitales". No obstante, la coordinadora explica que "estuvimos pensando hasta última hora si meter contenido sobre los peligros en la red. Pero precisamente lo que queremos poner sobre la mesa es nosotros tenemos que enseñar el buen uso de la tecnología a los jóvenes. Es un mundo lleno de ventajas, no de inconvenientes aunque, como en todo, las hay".

En pleno cambio a un mundo totalmente digital, los autores afrontan ese cambio, cómo va a impactar este aspecto en las familias, en la empleabilidad o en la reputación de los actuales adolescentes. Para Lluna, "no pueden mirar hacia otro lado, se tienen que responsabilizar".


Entre los atractivos, la obra reordena el lenguaje que empleamos para describir las realidades. "Hay autores como Anna Blázquez de la Fundación Pere Tarres que están investigando sobre la inutilidad de introducir los iPad en las aulas. Meter un dispositivo en las clases no es digitalizar, es eso, es meter un dispositivo en un aula", indica la periodista.

La consultora se muestra crítica con el sector educativo y con las situaciones que conoce dentro de los centros escolares. Cita como ejemplo a Jordi Martí, quien asegura encontrarse en los claustros con rechazo hacia la tecnología. Este hecho "lo único que hace es alejarse más de los chavales".

Por el contrario y, seguramente para reflejar, el lado positivo de las tecnologías, se ha querido introducir un capítulo como el de Fátima García. Para Susana Lluna, "es un punto de vista distinto. Arroja la tecnología es un cambio revolucionario para personas con algún tipo de disfunción. Es un capítulo emocionante, porque detalla como las relaciones de esas personas, gracias a la tecnología, es su salvavidas. Es el contrapunto".

Propuestas 

Junto a la parte expositiva y reflexiva, la coordinadora señala los artículos de "Rebeca, Marga y Anna Blázquez, donde sí hay una especie de check list sobre aquellas cosas básicas que los padres deberían saber y hacer para adquirir determinadas competencias". Además suscribe la propuesta de la "navegación conjunta o guiada, ver qué tipo de aplicaciones se descargan. Un crío no es capaz de discernir si lo que está viendo es apropiado para su edad. Los controles parentales no son suficientes". Y no es una afirmación sin base, muy al contrario, hay un "vídeo colgado en la red, donde un niño de 8 años muestra cómo te lo puedes saltar. Se trata de evitar que aunque están más conectados que nunca, estén más solos que nunca".

Sobre la pregunta del millón –a qué edad pueden empezar a usar los menores los móviles-, Susana Lluna, entre sonrisas, se refiere a Microsiervos, el blog de Wicho. "No hay edad, no hay manual. Hay un sentido común y que tú conozcas a tus hijos. Puede ocurrir a los 9 años, pero también a los 14".

Futuro

La sede de Fundesem BS de Alicante acoge mañana la presentación del libro en su formato físico, pero por delante quedan muchas presentaciones por toda España. El objetivo: agitar la conciencia de los padres y despertar su interés por la tecnología, que ha venido para quedarse. También se intentará "desmontar que no existe la adicción a la red. Ya hay interés por parte de un hospital para que contemos el libro", indica Lluna que siempre ha estado ligada profesionalmente a la rama comunicativa sanitaria.

El libro promete ser toda una experiencia y la base está creada en su portal web nativosdigitales.com. "Considero que el siguiente paso puede ser desarrollar un Protocolo de uso de la Tecnología, comenta la periodista. Para ella, "los padres deberían tener una estrategia digital. Incluso que las prueben y las trasteen, por muy pillos que sean y utilicen otros nombres. Cuando un hijo se va de acampada hacen una reunión y te dan todo tipo de detalles, qué almuerzan, qué actividades van a hacer y, sin embargo, nos despreocupamos" de lo que hacen muchas horas a la semana.

Noticias relacionadas

next