X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La profesora de arquitectura de la Universidad de Alicante repetirá en el prestigioso encuentro

María José Marcos participa en la Bienal de Venecia de arquitectura para asumir el futuro cambiante

8/03/2018 - 

ALICANTE. Con emoción contenida se ha mostrado María José Marcos tras hacerse público que participará en la Bienal de Venecia de arquitectura. Del 26 de mayo al 25 de noviembre su obra estará junto con la de los grandes nombres que conforman el panorama creativo.

Y este año se subraya una novedad. No será solo de hombres maduros de los que se mostrará su obra. Esta es una de las críticas que el proyecto RebelArchitette realiza y por ello presentan a las creadoras que se distinguen por su calidad. En este apartado es donde ha sido seleccionada la profesora de arquitectura en la Universidad de Alicante.

"Estoy contenta porque un reconocimiento es una revalorización de lo que estás haciendo", empieza contando tras un intenso día de trabajo en la facultad y de vuelta a Murcia donde tiene su estudio. Precisamente insiste en esa idea de que "aparecer en una bienal te constata que vas por el camino correcto" y además supone una inyección en "las perspectivas de trabajo".

Vuelta a Venecia

Marcos ya estuvo presente en la VIII Bienal como estudiante, cuando trabajó con Alfredo Payá. Aquello fue en 2002 y ya le dio oportunidad de participar en diferentes simposios como agente externo, recuerda. Por eso valora mucho ahora el entrar como implicada "porque es una forma de tener una voz y una presencia más directa". Y, agrega, le permitirá en particular "intercambiar opiniones con el resto de arquitecturas del mundo, tanto de gente consolidada como de gente muy joven que está empezando". Una mezcla que considera "muy fructífera porque te permite una mezcla de conocimiento y pensamiento que activa lo que está sucediendo".

Esa variedad será patente en el proyecto que impulsa la arquitecta Francesca Perani, creadora de RebelArchitette, y que produce uno de los pabellones dentro de la amplia oferta que habrá. "Las comisarias han seleccionado solo mujeres de más de treinta países y cada una con una muestra de su trabajo", detalla. La idea con la que Perani lanzó este proyecto es romper con imágenes como conferencias en las que reunían a grandes arquitectos y estos eran solo hombres. 

Y más mujeres habrá fuera también de esta propuesta ya que hasta cinco proyectos de alumnas de Marcos participarán dentro del proyecto español. El pabellón de nuestro país solo incluirá estudiantes, explica, y en este caso entrarán nombres como Noemí Sanjuan, Ana Conejero, Nuria de Fidel, Sara Serna, Gema Santos.

Atareada en la selección de proyectos para ver qué mostrar y qué no, Marcos sabe que este mes será de mucho trabajo. Estos se centran en su mayoría en la rehabilitación de edificios y de la ciudad "y cómo se plantea una nueva forma de ella". En su ideario busca que sean posibles "diferentes propuestas que asumen un futuro cambiante". Este cree "que es el reto de la arquitectura contemporánea: entender cómo el futuro incierto a través de la arquitectura puede asumir este cambio".

Esos son los proyectos sobre los que quiere trabajar, capaces de adaptarse a lo que viene. Y esas características son las que han interesado a las comisarias de RebelArchitette, "entender las intervenciones como una activación cultural que va más allá de lo arquitectónico". Los "valores" que transmite con su trabajo pueden no estar construidos desde el ladrillo "sino desde el diseño que revive una identidad o una fachada que pintamos que revive la idea de un mercado o alfombras de pintura para recuperar una antigua judería".

Las intervenciones que realiza a través de MagicArch "son más trabajos que trabajan de la activación". Es decir, "de dignificar los espacios urbanos sin hacer una reforma integral, que es algo más del pasado, de llegar y cambiarlo todo". Ese respeto e interés por el pasado también se traduce en estudiar la energía, "siempre tenemos presentes ideas que tienen que ver con el clima, con el tiempo, con la humedad, esos intangibles que están ahí pero no se ven y sirven para diseñar". "La arquitectura climática es algo implícito en nuestros proyectos", añade. 

Uno de los proyectos más emblemáticos en su carrera lo desarrollaron en la otra punta del globo. En el centro de la capital de Corea del Sur se mantenía una "isla virgen" entre los modernos rascacielos de cristal y acero. Marcos recuerda como en 2012 un concurso restringido les permitió participar para ver qué posibilidades podían encontrar en ese espacio. "Sin construir más y recordando la memoria de lo que se había hecho allí", detalla. 

El reto que les planteaba el ayuntamiento de Seúl atraía a ella y su equipo porque tenía que ver más "con la cultura, con la actividad más lúdica y nuestra propuesta era asalvajarlo todo más". Aquello les permitía contrastar más con un paisaje "híperdensificado", el de las riberas del Han. Allí "no hace falta más construcción, hace falta entender oportunidades que pueden aparecer como un oxigenador". Nodeul Island es un proyecto que ya se ha ejecutado pero a través del equipo de ingenieros locales, como marcaban las bases.

De vuelta al presente, Marcos tiene la cabeza ya en el trabajo que tiene por delante. Para el 24 de mayo se hará una previa al equipo de expertos que recorrerá todos los pabellones. Además deberá tener el catálogo y maquetas para el proyecto expositivo. En este caso, cuenta que el equipo curatorial tiene mucha presencia, con lo que realmente funcionarán como selectores de su trabajo, además de coordinadores del espacio. Mientras intercambia correos con ellas ya piensa en cómo será su vuelta a los palazzos de Venecia en los que ya pasó como estudiante, ahora convertida en la profesional que presenta su trabajo.

Noticias relacionadas

SA CASA ÉS TA CASA

La Modernitat ens va fallar: l’Auditori d’Alacant

Por  - 

Angles rectes i cubs blancs, l’Auditori de la Diputació afronta la seua nova temporada musical en l’últim edifici modern d’Alacant. Una caixa de ressonància per a 1.500 espectadors i un teló de pa d’or que ha fet tabula rasa al mític passeig de Campoamor.

next