X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

reacciones de las cí

Puig defiende que no podían aceptar el "chantaje" de Belmonte; Bonig ve el "inicio de la reconquista"

19/04/2018 - 

ALICANTE (AGENCIAS). Las reacciones de los líderes de los dos principales partidos de la Comunitat, que son los implicados en el cambio de Alcaldía en Alicante, no se han hecho esperar. El secretario general del PSPV, Ximo Puig (de viaje institucional con la Generalitat en China y Japón) ha considerado que el PSOE, que ha perdido la vara de mando, no podía "ceder al chantaje" de la edil no adscrita Nerea Belmonte, que pedía un sueldo a cambio de apoyar al tripartito. Mientras, Isabel Bonig, presidenta del PPCV (que vuelve a la Alcaldía tres años después de perderla, como fuerza más votada en 2015), ha señalado que "empieza la reconquista de la Comunitat".

De esta forma, Puig señala que el PSPV ha actuado con "ética y responsabilidad" en el Ayuntamiento de Alicante, y ha subrayado que las fuerzas progresistas "no podían aceptar ningún chantaje". Durante su visita institucional a Tokio, el presidente valenciano ha explicado que no conoce lo que ha pasado en la negociación porque no ha estado, pero ha subrayado que las fuerzas progresistas en ningún caso podían aceptar "un chantaje". Así, ha defendido que el PSPV ha actuado "con ética y responsabilidad y el PP ha actuado como siempre".

El president considera que los ciudadanos votaron que hubiera un cambio en Alicante en las pasadas municipales y ahora que "por vía de unos y otros, se haya conseguido que vuelva a gobernar el partido que llevó al descrédito a la ciudad por la corrupción masiva no es una buena noticia". Preguntado por una autocrítica porque la izquierda no ha sido capaz de alcanzar un acuerdo, ha señalado que ya la hicieron y que el resultado fue que la dimisión del alcalde socialista Gabriel Echàvarri (procesado en dos causas judiciales) y "eso no pasa en la política española". "Por eso creo que sí que hay una constancia de lo que es la ética para unos y otros", ha dicho.

Por su parte, la popular Isabel Bonig ha señalado que "la reconquista de la Comunitat Valenciana empieza en el sur", y ha asegurado que asumen la vara de mando municipal "con muchísima humildad" y "con muchísimo orgullo". Bonig ha expresado en los pasillos de Les Corts su alegría, su felicitación y su apoyo "total y absoluto" al nuevo alcalde de Alicante, Luis Barcala, y al grupo municipal popular, y ha reivindicado que el PP siempre ha estado "a lo que marcase la ley" y nunca ha hecho "cambalaches".

"La reconquista de la Comunitat Valenciana empieza en el sur, junto con el norte, Castellón, para conquistar el centro, que es Valencia", ha aseverado la dirigente popular, quien ha indicado que en un año que queda hasta las elecciones municipales de 2019 "poco se puede hacer". No obstante, ha asegurado que en el PP van a "trabajar muchísimo" y se van a "dejar la piel" para sacar a la ciudad de Alicante "del ostracismo al que estaba sometido con estos gobiernos del cambio", de los que tres años de legislatura "han sido suficientes para demostrar que no hay proyecto político".

"Cuando a uno le guía exclusivamente el odio y la venganza pasan estas cosas", ha señalado la líder del PPCV, quien ha criticado la gestión del PSPV, Compromís y la marca de Podemos, Guanyar Alacant, que tras veinte años de mayorías absolutas del PP "venían a regenerar y a cambiar la vida política alicantina porque había otra forma de gobernar". "Su único proyecto era tirar al PP", ha reprochado Bonig, quien ha añadido que lo consiguieron a pesar de que el PP fue la lista más votada, pero no han llevado a cabo en este tiempo un proyecto político en la alcaldía de Alicante, porque no lo tenían, ni han "querido" la ayuda que el PP les ha ofrecido.

Noticias relacionadas

next