X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

incorporará la producción de la desaladora de mutxamel

Regantes y Ministerio ultiman un convenio que abre el Júcar-Vinalopó a los ayuntamientos

27/02/2018 - 

ALICANTE. El trasvase Júcar-Vinalopó, terminado en la parte que corresponde al Ministerio de Medio Ambiente desde el año 2011 pero sin un acuerdo marco que lo regule, podría alcanzar por fin un estatus jurídico que normalice su uso antes del próximo verano. Según ha podido saber este diario, el Gobierno central ha dado su visto bueno a la propuesta que le hicieron llegar el año pasado los regantes alicantinos, de forma que en breve podría firmarse un convenio a cinco años que de por superadas las negociaciones anuales del caudal y el precio.

Si bien la discreción en torno al citado documento es absoluta hasta el momento en que sea definitivo, hasta el momento sí ha trascendido que el convenio abriría el uso del agua enviada desde la desembocadura del Júcar a los municipios que forman parte de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó-Alacantí y Consorcio de Aguas de la Marina Baja. Asimismo, según ha podido saber Alicante Plaza, el caudal asignado a los regantes y municipios del Vinalopó se completaría con el agua que genere la desaladora de Mutxamel una vez que se ponga en marcha.

Tal como ha contado este diario, la puesta en marcha de la desaladora de Mutxamel no está prevista al menos hasta 2019. El Gobierno licitará este año la construcción de un nuevo depósito de 40.000 metros cúbicos para regular el caudal generado. Desde su construcción, esta planta solo se ha activado una vez, para enviar 5 hectómetros cúbicos al embalse del Amadorio, en la Marina Baja, hace dos veranos. A partir de su reactivación, el agua desalada que se genere formaría parte del mismo caudal asignado a la Junta Central, de forma que lo que salga de Mutxamel se 'restaría' del Júcar. El convenio, asimismo, reserva otras posibles fuentes de agua, aunque no se concretan, para no cerrar la puerta a soluciones alternativas en el futuro.

La clave del documento, así, sería la incorporación de los ayuntamientos de la zona al régimen de usuarios. Cabe recordar que varios de ellos, como Elda o Villena, 'beben' de los acuíferos sobreexplotados cuyo uso viene a sustituir el trasvase. Asimismo, otros municipios como Yecla, en Murcia pero muy próximo al Alto Vinalopó, han pedido también ser receptores del agua trasvasada (el pleno de Yecla aprobó una declaración en este sentido el pasado mes de enero). El hecho de usar parte del agua trasvasada para el abastecimiento doméstico permitiría, según las fuentes consultadas, rebajar el precio del metro cúbico para el regadío, al diluir el impacto del precio en la factura urbana.

Precio pactado con Acuamed

La entrada en vigor de este nuevo convenio pondría fin, así, a uno de los principales problemas con que se enfrentan los usuarios del trasvase, diseñado para enviar 80 hectómetros cúbicos anuales pero que desde que se terminó está enviando entre 5 y 15 cada año: tener que negociar un 'precio político' del caudal con la sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), dependiente del Ministerio. De hecho, la Junta Central firma la compra de agua a esta sociedad, con un precio en torno a los 15,5 céntimos el metro cúbico (cerca de 20 céntimos con los costes de mantenimiento y distribución). Si no fuera fruto de un acuerdo, este precio se triplicaría, según explicó en su momento el presidente de la Junta, Andrés Martínez.

La entrada de los ayuntamientos como clientes, y del agua desalada junto a la trasvasada, compensaría así el incremento de los costes derivados del fin del 'precio político' y del agua de Mutxamel, más cara que la superficial. El precio final en el que se fijaría el metro cúbico, no obstante, no ha trascendido, dada la discreción con la que se perfila el acuerdo. La firma del convenio, eso sí, podría ser cuestión de semanas, según las fuentes consultadas por este diario.

Obras del postrasvase

Por otro lado, las obras del postrasvase a cargo de la Generalitat siguen avanzando, para permitir que el agua llegue a todos los usuarios que forman parte de la Junta (habilitada por decreto hace un año por la Confederación Hidrográfica del Júcar como la única entidad legitimada para gestionar el agua de la transferencia, tal como publicó Alicante Plaza en su día). Así, Tragsa acaba de adjudicar a la empresa Molecor Tecnología SL el suministro de tubería de PVC para el Tramo VII del postrasvase y obras anexas. El contrato, según la adjudicación, se ha firmado por 666.400 euros, a la única oferta recibida.

Este tramo del postrasvase unirá el embalse del Toscar, en Monòver, con las localidades de Hondón de las Nieves y Hondón de los Frailes. Nuevo en casi todo su trazado, el tramo VII permitirá a partir de 2019 distribuir el agua proveniente desde el embalse del Toscar, sin romper carga, a las comunidades de regantes de las citadas localidades y a la SAT N.º 3569 Virgen del Rosario de Albatera-Galería de los Suizos. Asimismo, está en proyecto el denominado Tramo 0, que unirá dicho embalse con las localidades de Agost y Monforte del Cid, a través de una conducción de 36 kilómetros.

Noticias relacionadas

next