X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Renault Captur Zen 1.2 TCe EDC: el aplomo de un crossover actualizado

27/01/2018 - 

ALICANTE. Renault se alzó en 2017, por segundo año consecutivo, con el título de la marca más vendida en España y buena culpa de ello la ha tenido su amplia gama de modelos crossovers formada por el Captur, el Kadjar y el Koleos.

De todos ellos, el primero es el que más entregas consiguió el año pasado, hasta totalizar 20.189 unidades (un 2,6 % más que en el ejercicio precedente), lo que le convierte en el tercer modelo de Renault más vendido en España, por detrás del Megane (32.131) y del Clio (28.868).

Para no perder ventas, el Captur, que se fabrica desde 2013 en exclusiva mundial desde la planta que Renault tiene en Valladolid, fue sometido en mayo del año pasado a una actualización, después de haber sido durante cuatro años líder en Europa y en España, donde acumuló más de 60.000 entregas.

Otro récord que ha conseguido el fabricante francés con el Captur es alcanzar el millón de unidades ensambladas en la planta de Valladolid, donde se pueden llegar a fabricar hasta 760 versiones diferentes del modelo.

Como último dato que refleja la buena aceptación de este crossover pequeño (4,12 metros de largo) señalar que, desde Valladolid, se exporta a más de 72 destinos de todo el mundo, aunque el 78 % de la producción se queda en Europa, según datos de la marca.

Tras el repaso económico, ahora toca hablar del coche en sí, que cuenta con una renovada imagen exterior e interior, dos nuevos colores de carrocería y más sistemas de ayuda a la conducción.

El modelo probado por EFE está impulsado por el motor de gasolina TCe de 1.2 litros, que entrega 120 CV de potencia y que monta una transmisión automática secuencial de doble embrague y seis velocidades (sin levas en el volante).

Este propulsor, con sistema de parada y arranque (Start and Stop), es el más potente que puede montar el modelo, lo que le dota de una gran polivalencia como coche único, ya que puede utilizarse con total comodidad en las ciudades y salir de ellas para embarcarse en viajes largos.

Bien es verdad que la aceleración no es el punto fuerte de este modelo, ya que alcanza los 100 km/h desde parado en 10,6 segundos, pero hay que recordar que se trata de un todocamino pequeño, con un peso y una aerodinámica que le penalizan si se le compara con un turismo de similares medidas.

La entrega de potencia es continua gracias a la transmisión de doble embrague, que permite realizar los cambios de una manera sencilla y sin saltos entre las marchas.

En cuanto a la transmisión secuencial, que se activa llevando la palanca desde la posición D hasta el conductor, permite hacer menos monótona la conducción automática, con un cambio de marchas que no es muy corto y que permite cambiar con un toque las seis relaciones de la caja.

Eso sí, el cambio secuencial aumenta el consumo del vehículo, al que el fabricante le ha homologado un consumo mixto de 5,5 l/100 km, que en la prueba realizada por Efe ha subido un litro.

Sin embargo, más que suponer un hándicap ofrece un plus de comodidad, que es muy de agradecer en los habituales atascos a las entradas de las ciudades y cuando se circula por su interior.

La comodidad de la que goza el Captur también es debida en gran parte al tarado que tiene la amortiguación, que retiene bien las oscilaciones del vehículo en el paso por curva.

En carreteras abiertas es donde más sale a relucir el brío con el que responde a demandas de potencia exigidas por el conductor.

En el exterior, la rejilla de calandra es coherente con las del resto de crossovers de la marca Renault e incorpora, en particular, un junquillo cromado; mientras que el paragolpes dispone de nuevos protectores de bajos tanto en la parte delantera como en la trasera, lo que confirma el carácter aventurero del Captur.

Existen cuatro tipos de llantas disponibles en los tres primeros niveles de equipamiento; dos de 16 pulgadas, Victoria & Iguazú; y dos de 17 pulgadas, Emotion & Niágarae.

Interior

El maletero cubica 377 litros con la fila de asientos sin plegar y pueden alcanzar los 455 litros si se quita la banqueta trasera, espacio que casi se triplica si se pliegan los asientos traseros, hasta alcanzar 1.235 litros.

La actualización del Renault Captur también cuenta con un techo panorámico, aunque éste no es practicable, lo que le otorga una mayor entrada de luz y contribuye a una mayor sensación de amplitud en el habitáculo.

Además, el acceso al habitáculo es bastante cómodo, gracias a una altura libre al suelo de 170 milímetros.

En las plazas delanteras se adopta una posición cómoda para los desplazamientos. Al conductor todo le queda a mano y cuenta con diversos espacios portaobjetos; mientras que el copiloto cuenta con espacio suficiente para las piernas, gracias a que la guantera se ha diseñado en forma de cajón.

En el caso de los ocupantes traseros, tendrán espacio suficiente para las piernas con un conductor y un copiloto que mida más de 1,75. La altura en el interior también es considerable, lo que evita que las personas altas toquen el techo con la cabeza.

Ahora bien, si lo que se busca es viajar con tres adultos, el del centro se podrá llegar a sentir un poco incómodo en trayectos largos, algo que no ocurrirá si esta plaza la ocupa un niño, por el tamaño del asiento -menor que los de los laterales- y por el menor mullido de su respaldo.

Otro de los puntos fuertes de esta actualización del Captur es que monta de serie tres anclajes de tipo Isofix en los asientos laterales traseros y en el del copiloto, una solución muy interesante para familias con tres pequeños.

El panel de instrumentos cuenta con dos esferas laterales en los laterales; una para el cuentarrevoluciones; y otra que detalla la capacidad del depósito del carburante.

Entre ambas esferas hay un panel horizontal que muestra el velocímetro de manera digital y, encima de éste, una pantalla en la que se puede consultar el consumo instantáneo, el medio, la distancia recorrida y la autonomía, entre otras funciones.

Debajo del velocímetro digital se ha colocado un luminoso horizontal en el que se detalla la eficiencia de la conducción mediante distintos colores.

La consola central se ha reservado para el sistema multimedia y el climatizador.

Entre las tecnologías que facilitan la conducción, la marca ofrece el radar de marcha atrás, el sistema de estacionamiento manos libres (Easy Park Assist) y, por primera vez, el detector de ángulo muerto.

El sistema de estacionamiento manos libre permite aparcar el vehículo en batería, en línea y en diagonal, así como la salida del aparcamiento si el vehículo está en línea.

En lo referente a conectividad, el Renault Captur ofrece tres niveles de equipamiento: R&Go, que transforma el teléfono inteligente en una tableta conectada; Media Nav, un sistema multimedia que ofrece navegación con información de tráfico, entre otros; y R-Link Evolutions, que integra navegación con información del tráfico en tiempo real, conectividad 3G, Bluetooth y lectura de medios, entre otros.

Además, el navegador del sistema R-Link incorpora cartografía europea de TomTom.

En definitiva, el Renault Captur es una buena elección para aquellos conductores que quieran un SUV urbano con estilo. Fue de los primeros en ofrecer la carrocería bitono, algo que ahora está siendo muy imitado por sus competidores.

Es el líder de su segmento y razones (como comodidad en el manejo, amplitud y confort) no le faltan.

Asimismo, le acompaña un precio que se sitúa en la banda media (20.390 euros), al que siempre se le podrá sumar, como sucede en todas las marcas, algún descuento adicional, que le haga más atractivo.

Noticias relacionadas

next