X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de noviembre y se habla de PELVICO PUNTA LLISERA benidorm TSJ alicante. alicante Turismo

reclamatravel nace con 360.000 euros de capital y con fernando óñiga como ceo

El exdirector de Halcón Viajes en la Comunitat crea un reclamador aéreo especializado en agencias

16/07/2017 - 

VALÈNCIA. En España se producen todos los días decenas de retrasos o cancelaciones de vuelos por los que los viajeros podrían reclamar ser indemnizados según el reglamento europeo de derechos de los pasajeros. Sin embargo, muchas de estas reclamaciones ni siquiera llegan a iniciarse por la sencilla razón de que los consumidores desconocen las compensaciones a las que tendrían derecho o, cuando se solicitan, se topan con la negativa de las compañías aéreas.

Por esa razón, en los últimos años se han multiplicado las plataformas especializadas en reclamar indemnizaciones por retrasos y cancelaciones de vuelo, unas compensaciones que en función de la distancia pueden alcanzar los 600 euros. Uno de los últimos agentes en sumarse a esta carrera por defender los derechos de los viajeros ante las aerolíneas es la firma ReclamaTravel, impulsada por el exdirector territorial de Viajes Halcón en la Comunitat durante dos décadas, Fernando Óñiga.

Sin embargo, esta compañía ha adoptado un enfoque diferenciado del de sus competidores al especializarse en el canal de las agencias de viaje. "Dentro del equipo de Reclamatravel también hay agentes de viajes y sabemos la sensibilidad que existe continuamente por parte de los proveedores de saltarse a la red e ir al cliente final, por eso se tomó la decisión de no tener web publica", explica Óñiga.

La firma, recientemente constituida en Valencia con un capital de partida de 360.000 euros, facilita soluciones informáticas propias a sus agencias de viajes colaboradoras para reforzar su servicio postventa, ya que opera como un proveedor que aporte "valor añadido" al servicio de la agencia.

Su funcionamiento se basa en reclamar directamente a las compañías en nombre de los clientes de las agencias cuando estos sufren un retraso, denegación de embarque, overbooking o una cancelación. Esto, apoyado en una tecnología propia, permite aligerar la carga de trabajo de las agencias, destaca la firma.

Con este sistema la agencia puede saber si sus clientes han sufrido alguna incidencia en su vuelo, contactar con ellos para informarles e iniciar la reclamación a la compañía. El objetivo de la empresa, según explica su CEO, es convertir un posible problema de un cliente en un servicio post venta.

En primer lugar siempre se intenta un acuerdo extrajudicial con la aerolínea para evitar la justicia ordinaria, cuyos procesos son más dilatados. Una vez resuelta la incidencia reclamada, la empresa transfiere al cliente la indemnización conseguida y retiene una parte en concepto de comisión por el servicio. La agencia de viajes, por su parte, recibe también en ese momento su comisión.

"Al cliente no le pedimos nada por adelantado; asumimos todos los costes del proceso y solo retenemos nuestra comisión si se gana el proceso. Si no, el cliente no paga nada", explica Óñiga.

La empresa, según explica su CEO, ya ha suscrito acuerdos de colaboración con los grupos de gestión que aglutinan la mayoría de las agencias de viajes, así como con agencias independientes. "Nuestro objetivo es aportar al sector herramientas tecnológicas y aplicaciones informáticas que permiten convertir a ReclamaTravel en un importante valor añadido para las agencias de viajes. No buscamos ser un proveedor más, queremos ser un colaborador que aporte algo más que una comisión", explica el directivo.

Además, ReclamaTravel ha creado un sistema premium para clientes que quieran tener un 100% de garantía de éxito en su reclamación y el compromiso de cobro en un plazo máximo de sesenta días. El plazo es sensiblemente inferior al que pueden alcanzar las reclamaciones que llegan al juzgado, ya que los procedimientos se pueden demorar hasta 12 meses.

next